Recomendaciones en vivienda barata

jueves, 6 de septiembre de 2018

¿Qué ocurre y qué hacer si no podemos pagar la hipoteca? ¿Cómo evitar ir a juicio?

En estos tiempos de crisis es muy fácil encontrar personas en una situación económica difícil que les hace imposible hacer frente a los cargos de una hipoteca que en su día pensaron podían asumir sin problemas. En este artículo escribiremos primero sobre qué sucede cuando se dejan de pagar las cuotas de la hipoteca, para posteriormente indicar cómo se debe negociar con el banco para evitar ir a juicio.

Reunificación de deudas

Lo mejor para que entendamos correctamente todos los conceptos es utilizar un caso práctico. Supongamos un matrimonio que sin disponer de dinero ahorrado y con tan sólo 1.900 euros de ingresos decide en junio de 2005, momento en el cual el Euribor se encontraba muy bajo, acometer la compra de una vivienda que ellos consideran barata y cuyo precio era de 190.000 euros.

Para realizar la compra consiguieron un préstamo hipotecario de 220.000 euros, una cantidad mayor que el valor real de la vivienda, todo ello a costa de asumir un interés más alto, el Euribor más 1,4%. Con el dinero obtenido pudieron pagar la casa, amueblarla y comprarse un coche. En esa época asumieron el pago de una cuota mensual de 950 euros. El problema llegó en 2008 cuando con la subida del Euribor, que en julio de dicho año ascendió al 5,393%, la cuota de la hipoteca se les ponía en más de 1.400 euros al mes. Y por si esto fuera poco, uno de los cónyuges perdía el empleo por causa de la crisis. Ambos pudieron ir haciendo frente a la hipoteca hasta que el cónyuge en paro dejó de percibir la prestación por desempleo.

La situación financiera del matrimonio llega a ser desesperada, el capital pendiente de la hipoteca asciende a 196.000 euros, además deben seis cuotas al banco más las correspondientes comisiones e intereses de demora. Han puesto la casa en venta pero sólo consiguen un comprador interesado que les ofrece 145.000 euros. Esto supone que la venta de la casa no es una solución ya que de venderla seguirían debiendo al banco más de 60.000 euros. ¿Cómo pueden arreglar esta situación?

¿Qué ocurre cuando no podemos pagar la hipoteca?

Cuando dejamos de pagar las cuotas de la hipoteca, el banco empieza por exigir su pago incluyendo los correspondientes intereses de demora que figuren en el contrato hipotecario, unos intereses que en la mayoría de los casos son superiores al 20% nominal anual. Obviamente, si podemos hacer frente a estos cargos podremos seguir pagando nuestra casa, pero si no podemos pagarlos los bancos aplican la cláusula de vencimiento anticipado, una cláusula que incluyen todos los contratos de préstamo. Es la manera en que el banco declara el préstamo vencido y reclama la deuda judicialmente.¿Qué hacer cuando no podemos pagar la hipoteca?

La primera opción es vender la vivienda para poder pagar la deuda al banco. Pero en el caso de nuestro ejemplo esto no es posible ya que la vivienda vale menos que la deuda pendiente.

Una segunda opción, en el caso de que no podamos o no queramos vender y si vemos que nuestra situación económica va mejorando, es negociar con el banco un nuevo plan de pagos al que podamos hacer frente. Una posible manera de conseguir esto sería aumentando el plazo de amortización de la hipoteca.

La última opción y quizás la más apropiada en el caso de nuestro matrimonio, sería el negociar con el banco una dación en pago. Esta operación consiste en transmitir nuestra vivienda al banco a cambio de que este nos condone toda la deuda pendiente. En principio parece absurdo que un banco acepte una negociación de este tipo ya que perdería dinero, pero puesto que les es imposible cobrar la deuda, son muchas las entidades financieras que aceptan, evitando de esta manera el procedimiento judicial de embargo y subasta de la vivienda.

Está claro que con la dación en pago este matrimonio pierde su casa, pero habrá saldado su deuda, cosa que no ocurriría si el problema termina en los juzgados, ya que si una vez vendida la vivienda en subasta judicial, el precio no llega para condonar la totalidad de la deuda, el banco les exigirá y reclamará el resto de la deuda, teniendo que responder con todos sus bienes presentes y futuros. Vamos, una ruina total.

0 comentarios:

Otras opciones en promotoras inmobiliarias