Recomendaciones en vivienda barata

lunes, 23 de marzo de 2015

Sistemas electrónicos de seguridad y alarma para el hogar

Aunque la presencia de un sistema de seguridad electrónico en nuestro hogar no garantiza plenamente la protección de nuestra vivienda, chalet, piso o casa, si que hace mucho más complicado su allanamiento, ya que las alarmas con sensores de entrada o movimiento permiten la detección, en cualquier momento del día, de cualquier incursión extraña en nuestro hogar.

Consola de alarma

Algo que resulta muy conveniente saber, es que actualmente no resulta imprescindible contratar los servicios de empresas de seguridad como Securitas Direct o Prosegur para tener un buen sistema de alarma. Aunque la contratación de una empresa de este tipo resulta, en nuestra opinión, recomendable, lo cierto es que existen equipos de alarma que, por sí solos, nos pueden avisar a nuestro móvil en caso de nuestra vivienda esté sufriendo un posible robo.

El coste de un equipo completo de alarma con teclado, dos o tres sensores, sirena y mando a distancia viene a costar entre 200 y 1000 euros. Nosotros recomendamos instalar alarmas que incorporen la posibilidad de avisar a través del móvil en caso de que salte la alarma, este tipo de equipos suelen estar por encima de los 600 euros. A la hora de comprar un sistema de seguridad o alarma electrónico (pueden adquirirse en cualquier tienda de bricolaje o ferretería), debemos comprobar que estén conformes con la norma EN50131.

Elementos de un sistema electrónico de seguridad y alarma

Un sistema de seguridad y alarma adecuado debe incorporar los siguientes elementos y dispositivos electrónicos:
  • Teclado o centro de control: para activar y desactivar los distintos sensores. Algunos, según hemos mencionado, incorporan la capacidad de enviar un mensaje SMS de advertencia a diferentes teléfonos móviles cuando se activa alguno de los sensores de alarma. Suelen colocarse cerca de la puerta, aunque lo más seguro es situarlos en otras zonas de la casa más escondidas.
  • Sensores de movimiento: emplean la tecnología de infrarrojos para detectar el movimiento captando el calor de los cuerpos, siendo muy comunes los de tipo PIR o infrarrojos pasivos. Son imprescindibles en cualquier sistema de seguridad y deben colocarse en zonas por las que no puedan dejar de pasar los ladrones.
  • Sensores de entrada: en nuestra opinión no son realmente necesarios si están debidamente reemplazados por sensores de movimiento. Este tipo de sensores detectan la apertura de puertas, ventanas o persianas. su funcionamiento se basa en dos piezas magnéticas que hacen saltar la alarma al separarse.
  • Sirena: empezará a sonar al saltar la alarma. En este sentido deberemos tener cuidado de que la intensidad de su sonido este de acuerdo con la normativa de ruidos de nuestra localidad.
  • Mando a distancia: permite conectar y desconectar la alarma a distancia, de manera que nos permite colocar el centro de control en cualquier zona de la casa.

Instalación de los sistemas electrónicos de seguridad y alarma

Aunque los sistemas electrónicos de seguridad y alarma pueden comprarse en multitud de tiendas de bricolaje y ferreterías, en nuestra opinión es recomendable que la instalación de dichos dispositivos, sobre todo de aquellos que son algo complejos y, en particular, los que incorporan sistemas de alerta a teléfonos móviles, sea realizada por profesionales que sepan ajustar y adaptar el equipo a las condiciones particulares de nuestra vivienda, piso, casa o chalet.

Un problema típico es que las alarmas salten sin motivo, por eso es muy importante realizar un ajuste adecuado. Por otro lado, también resulta conveniente mencionar que existen equipos electrónicos más complejos que son capaces de detectar fugas de gas, de agua o la presencia de humo.

Empresas de seguridad

En nuestra opinión, una buena opción es acudir a una empresa de seguridad. Ésta se encargará de la instalación y el mantenimiento del sistema de seguridad y alarma. Además, es muy probable que el precio del sistema de alarma nos salga mucho más económico, cuando no sea gratuito. El inconveniente es que tendremos que pagar una cuota mensual de unos 30 euros, pero, por contra, nuestro sistema de seguridad estará conectado a una central de alarmas atendida las 24 horas del día los 7 días de la semana.

Estas empresas de seguridad, en caso de que salte nuestra alarma, lo que hacen es llamar a nuestra vivienda para comprobar que todo está en orden. Si detectan algo sospechoso suelen mandar un vigilante para confirmar la situación de alarma y, de ser necesario, avisarían a la policía. De todas formas, no todas las empresas de seguridad ofrecen los mismos servicios y resulta conveniente comparar entre unas y otras antes de decidirse por una en concreto.

Conviene saber que el simple hecho de que salte la alarma de nuestra vivienda no es motivo suficiente para que la policía acuda a nuestra casa, es necesario que alguien acuda a verificar alguna evidencia adicional, como que se detecten movimientos dentro de la vivienda o se oigan ruidos.

Consejos para prevenir los robos

Además de los sistemas electrónicos de seguridad y alarma, también resulta conveniente seguir algunas sencillas recomendaciones para prevenir que se produzcan robos o allanamientos en nuestra vivienda, piso, casa o chalet.
  • Instalar una puerta acorazada (toda ella de acero) o , en su defecto, blindada (con una lámina de refuerzo interior de acero). Lo más recomendable es que la puerta de nuestra vivienda debe ser maciza y con perfiles metálicos en los cantos y el marco.
  • Instalar una buena cerradura, con varios puntos de anclaje y cilindros de seguridad.
  • Instalar ventanas de cristal laminado. Si las ventanas son fácilmente accesibles desde la calle o desde otra vivienda, podemos plantearnos la instalación de rejas (que tienen el inconveniente de que también obstaculizan la salida en caso de emergencia), o cristales dobles o incluso laminados (que alternan capas de vidrio con material sintético) más difíciles de romper. Otra opción es instalar persianas de seguridad con cerradura interior.
  • No abrir a desconocidos sin tener puesta una cadena o retenedor.
  • No dejar una copia de las llaves en el exterior de la casa. Escondrijos como debajo del felpudo o en maceteros cerca de nuestra vivienda son muy previsibles.
  • No marcar la llaves de casa mencionando nuestra dirección.
  • Cambiar la cerradura en caso de perder la llaves.
  • Árboles y otros objetos pueden ser utilizados a modo de escalera por los ladrones.
  • Si nos vamos de vacaciones resulta aconsejable que alguien nos recoja la correspondencia. También podemos instalar algún enchufe programable para que alguna lámpara se encienda periódicamente y parezca que hay gente en casa.
  • Existen Ayuntamientos que a través de la policía local ofrecen servicios de custodia de llaves durante el verano. Obviamente también existen empresas privadas que ofrecen el mismo servicio.

0 comentarios:

Otras opciones en promotoras inmobiliarias